Noticias comunitarias: julio 2008

by

Vecinos opinan sobre la peatonalización de Defensa: se abrieron los pliegos de obras

La peatonalización de la calle Defensa ha dividido las aguas entre vecinos y comerciantes del barrio de San Telmo. Por un lado están los que están de acuerdo, por otro los que no, y la tercera posición la conforman los que la prefieren pero con varios reparos. Y aunque aún no se ha expedido la Legislatura porteña respecto del proyecto del Gobierno de la Ciudad y ya hay quienes van a presentar un recurso de amparo y están reuniendo firmas para exigir participar del debate y preservar la identidad (que incluye la Ley de protección del adoquinado) ya se abrieron los pliegos de licitación para la obra sin escuchar a los vecinos.
La idea del gobierno porteño es que Defensa desde Hipólito Yrigoyen hasta Brasil sea peatonal y tenga un solo carril de uso restringido para garantizar el acceso de proveedores, vecinos, personas con capacidades reducidas y la entrada a garajes (N.d R. para el detalle completo de las calles ver edición anterior de El Sol de San Telmo en http://www.elsoldesantelmo.com.ar).
Además, el plan incluye la unificación de nivel de vereda y calzada, el fin de los adoquines para “cumplir con condiciones de accesibilidad para todos” y la incorporación de bancos, cestos, bolardos, soportes para bicicletas y una nueva iluminación.
Algunos vecinos están juntando firmas para detener el proyecto. “Las características de San Telmo son históricas. Las veredas y los empedrados son parte de su esencia. Es nuestra identidad, si la perdemos, no tenemos nada”, asegura Manuel Fernández, presidente de la República de San Telmo.
“Queremos mantener las cosas con historia. Yo pregunté mucho y eso es lo que dicen los turistas que buscan historia. No nos negamos al progreso pero sí a que borren el pasado”, agrega.
“Hay mucho que hacer antes que esto, como preocuparse por que no derrumben las casas. No hay que agregar sino mantener lo que está”, asevera Liliana, vecina del barrio.
Sin embargo, hay quienes están contentos con los futuros cambios. “Me parece muy bien, sobre todo que saquen los colectivos. Además, Defensa me parece muy linda cuando funciona como peatonal”, afirma Inés Helguera, vecina del barrio y miembro de una de las asambleas barriales, molesta con la alta concentración de ruidos y smog de la calle Bolívar, por ejemplo.
“Es la manera de revalorizar la zona”, opina Raúl Sosa, vendedor de cueros. “Habrá más gente y menos autos”, entiende Fabián Celedoni, del rubro de las antigüedades.
Muchos comerciantes están preocupados por la venta ambulante, que copa la calle Defensa los domingos, cuando se transforma en peatonal. “Los artesanos que están en el suelo nos van a terminar sacando de acá”, dice Delia, desde su puesto de antigüedades en la Galería Mundo Antiguo.
Si bien no hay consenso sobre la calle Defensa, vecinos y comerciantes coinciden con que los pasajes 5 de julio, San Lorenzo y Giuffra y los entornos de la Plaza Dorrego deben ser peatonalizados, como plantea el proyecto.
La idea de hacer peatonal y cambiar la fisonomía de Defensa es parte de un emprendimiento mucho más ambicioso del gobierno porteño: el proyecto Prioridad Peatón, con el que el macrismo –dice- propone combatir los problemas del tránsito en la ciudad. El plan incluye cambiar el recorrido de 35 líneas de colectivos, crear contracarriles en varias avenidas y peatonalizar algunas calles y pasajes.
Sin embargo, aún falta que la Legislatura porteña apruebe el proyecto. Según la arquitecta Bárbara Rossen, directora de la Comisión Parlamentaria de Planeamiento Urbano, “hace un mes hubo una reunión conjunta muy dura. No puede haber una modificación estructural en la ciudad desligada de todo lo demás, como el impacto ambiental que pueden producir los colectivos en las zonas a las que sean desviados. Faltan muchos informes técnicos y el proyecto es poco puntual. El tema está muy verde aún”.
No obstante, los pliegos de las cuatro licitaciones que componen la peatonalización de Defensa ya fueron abiertos y el plan está en marcha.
Mientras tanto, otra de las preocupaciones la manifiesta el Presidente de la Asociación Comerciantes y Amigos de Plaza Dorrego, Pablo Ortiz: “Los frentistas estamos preocupados porque existe el rumor de que se harían las obras de remodelación de la plaza, que desde hace siete años se vienen solicitando, entre los meses de agosto y diciembre; esto implica un gran impacto negativo en nuestro trabajo”, explica el gastronómico. “En la Dirección General de Urbanismo y Arquitectura nos respondieron que parte de la obra de la Plaza Dorrego entró en el pliego de licitación abierto el 4 de julio, pero no sabemos qué parte”, expresó, preocupado.
Como reflexionó Fernando Martín, coordinador del Centro Cultural Plaza Defensa, “hay que pensar mucho la ciudad y el barrio antes de hacer algo”.
—Juan Pablo Parrilla Branda

Demolición de la Casa Benoit: todavía no hay sanciones

La historia de la demolición ilegal de la Residencia Benoit es bien conocida por los vecinos de San Telmo. La Resolución 27 de la Subsecretaría de Planeamiento Urbano, que trató la cuestión, dejó muchas dudas y la convicción de que hace falta una ley que proteja eficientemente el patrimonio histórico de la Ciudad. El futuro del terreno, hoy, es una incertidumbre.
La Resolución 27 tiene varios puntos oscuros. En primer lugar, señala que once días antes de la demolición y luego de la denegación del permiso de obra, como consecuencia de la presión de los vecinos, se hizo una inspección ocular “en Bolívar 775/87, verificándose que en el mismo se habían llevado a cabo tareas de demolición” parcial. Así y todo, no se pusieron a disposición los recursos necesarios para frenar la destrucción del patrimonio porteño.
La pena máxima a aplicar a los dueños no puede superar los 10 mil pesos. Pero la empresa propietaria, Agro Bolívar, aún no fue sancionada porque nadie puede identificar a los responsables ya que es una sociedad anónima que ni siquiera presentó los papeles necesarios para habilitar la obra.
Los que sí fueron condenados con la suspensión de sus firmas en la Ciudad por 15 años fueron un arquitecto y un ingeniero, ajenos a Agro Bolívar. Si bien se trata de la pena máxima, podrán seguir trabajando, incluso, en el barrio de San Telmo.
Los vecinos han hecho diferentes propuestas: la reconstrucción de la Residencia Benoit, la reposición del mural que decoraba las casas demolidas y la construcción de una plaza en el terreno, entre otras. El Sol de San Telmo intentó rastrear el expediente y conocer acerca del futuro de la propiedad, pero fuentes del Ministerio de Desarrollo Urbano informaron que “no hay más información que la que está en los medios”. El futuro de la esquina de Bolívar e Independencia es un misterio. Y quiénes son sus propietarios también.
—Juan Pablo Parrilla Branda

¿Qué pasará con el ex PADELAI?

El gobierno porteño firmó un acuerdo marco con la Agencia Española de Cooperación Internacional para el Desarrollo para convertir el ex Patronato de la Infancia (PADELAI) de San Telmo en un centro cultural español.
El predio actualmente pertenece en un 70 por ciento a la Cooperativa San Telmo. Por lo tanto, el 23 de mayo los diputados de la Ciudad Silvia Majdalani, María Eugenia Vidal, Néstor Abbas, Marta Varela, Alicia Bello, Inés Urdapilleta y Teresa Anchorena presentaron un proyecto de ley de expropiación para ser aprobado por mayoría simple (número que tiene el PRO). Se trata del “Estudio de factibilidad para liberar al uso público los espacios libres existentes en el predio del ex Padelai”.
Una vez sancionada la ley, el Banco Ciudad tasa el edificio y la cooperativa puede aceptar el valor o pedir una retasación sin necesidad de una doble sanción.
El Patronato de la Infancia fue creado en 1887 con la idea de albergar niños huérfanos o abandonados y funcionó hasta 1978 (entonces, existía la Ley de Patronato de Menores, que judicializaba chicos en situación de riesgo). Ese año, con la promesa de un nuevo edificio para ese fin, quedó a cargo de la ex municipalidad. padelai
A partir de 1984, “el Patronato” se convirtió en la casa de 108 familias que tomaron las instalaciones y consiguieron, en 1991, la titularidad del 70 por ciento del predio a nombre de la Cooperativa San Telmo. Los títulos los otorgó el entonces Intendente Carlos Grosso.
En febrero de 2003, durante la gestión de Aníbal Ibarra, más de 1.000 efectivos de Policía Federal e Infantería realizaron un desalojo de 130 familias. Según fuentes oficiales, el desplazo de los ocupantes se hizo ante “peligro de derrumbe”, pese a que la Universidad de Buenos Aires había desarrollado un informe contrario.
El Gobierno de la Ciudad reclama que no se cumplió con el reciclado prometido por parte de la cooperativa y ésta culpa al Gobierno de no cumplir con el presupuesto acordado. Las familias que no recibieron el subsidio o la aprobación crediticia demandaron al gobierno por 45 millones de pesos.
La cooperativa se comprometió a restituir el predio a cambio de viviendas. Dicho proyecto estaría en los despachos de la Comisión de Viviendas de la Legislatura para ser evaluado. Una vez despejado el problema judicial se sabrá si el centro cultural de España, que contaría con un centro de interpretación del Casco Histórico, será realidad.
—Carolina López

Más información:  El texto presentado se puede leer en la página web de la Legislatura del Gobierno de la Ciudad: http://www.legislatura.gov.ar/?menu_id=12666

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: