Cultura: Circo del Aire Chicos y chicas, ¡el circo llega al barrio!

by

triotela

Si existe un término capaz de definir la identidad de San Telmo y marcarla a fuego, ése es arte. Si alguien los buscaba, piedra libre: aquí están los reductos circenses.

Una entrada con rejas en la calle Perú. Una gran puerta de dos hojas, de hierro y bien alta. Luego, un misterioso y largo pasillo que lleva al galpón. Al ingresar, luces coloridas que cuelgan de los techos se recortan con las telas y los trapecios por los que trepan, descalzos, jóvenes voladores. Esa es la imagen con que recibe el Circo del Aire, un espacio dedicado a la enseñanza y difusión de destrezas aéreas.
“Al barrio se le abre un mundo de colores y nubes que descontractura”, dice María Bordesio, alias María del Aire, fundadora del Circo del Aire, cuando se le pregunta por la relación con San Telmo
En abril de 2006, María buscaba un lugar para dictar sus clases de destrezas en telas y trapecios y dio con el galpón de Perú al 800 de forma casual: “Fue un alegrón. San Telmo nos gusta mucho, pero no por el turismo, sino por el barrio. Viene mucha gente de acá; con los vecinos cercanos tenemos una relación de cariño, lo disfrutan mucho”, comenta, orgullosa, mientras convida un mate.
Los circos modernos ya no son los de antes. Pero no se trata de una reflexión nostálgica. La fusión con las formas de arte callejero y urbano dio por resultado espacios eclécticos, donde los payasos y los animales enjaulados dejaron su lugar a artistas que conciben su actividad como un aporte a la recomposición de los lazos sociales: “El circo tiene muchas funciones sociales. La diversión, la expresión, pero lo más importante es lo que ocurre con los pibes de sectores más carenciados. Ven que se puede vivir de otra manera y que eso se puede lograr. Si vos conseguís que un pibe haga circo, también conseguís que no se drogue o que se concentre en una actividad”, explica Bordesio.

Lugar para los más chicos
En la escuela se dictan talleres de acrobacias en telas, trapecio y cuerda, como así también clases de coreografía y danza aérea. Además, se ofrecen momentos de recreo y relación libre con el lugar, para que los alumnos puedan experimentar y crear por sí mismos. Si bien el Circo del Aire aún no está preparado para los más chiquitos, María cuenta que el año próximo se acondicionará un lugar con los cuidados especiales para recibirlos.
Este no es el único espacio circense que funciona en San Telmo o en barrios linderos. La Escuela de Circo Criollo tiene su sede, desde 1991, en Chile 1584 y encara la actividad desde la tradición de los dramas gauchescos, los sainetes y las comedias, a la manera del Circo de los Hermanos Podestá, allá por la segunda mitad del siglo XIX. Ofrece clases especiales para niños, acrobacias, telas, trapecios y malabares.
—Juan Francisco Gentile

Tel. 4582-5309
http://circodelaire.blogspot.com
http://www.esccircocriollo.com.ar

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: