Noticias comunitarias: junio 2008

by

Nacen dos nuevas agrupaciones de arte
Los vecinos de San Telmo podrán ver más arte en el barrio gracias a la concreción de dos emprendimientos: un grupo de artistas independientes y ocho galerías de arte contemporáneo están en proceso de formación.
Una decena de expositores de la Feria de las Artes (domingos, calle Humberto Primo) está gestando la Asociación Artistas de San Telmo al mundo. Pablo Casullo, uno de los artistas que motoriza el proyecto, explica que uno de los objetivos será difundir las actividades de los museos existente entre la Plaza de Mayo y el Parque Lezama, además de promocionar la feria con folletos y presencia en la prensa.
“La asociación está en estado de formación, recién hace unos meses obtuvimos la dirección fiscal. Estamos haciendo todo a pulmón”, contó Casullo a El Sol de San Telmo. Refirió, además, la necesidad de la asociación que preside: “El artista independiente que vende en la calle tiene más que ver con la identidad de San Telmo que cualquier moda, y genera una actividad cultural que hace 30 años hace que el barrio esté conocido por todo el mundo. La Feria de las Artes depende del Museo de la Ciudad. Nosotros queremos ocuparnos de que la gente conozca nuestro arte y que sepa que es accesible”.
Mientras tanto, el conocido dibujante que también expone en la Galería del Viejo Hotel, explica razones del arte a cielo abierto: “La calle, esta forma de vender, permite un contacto que el artista necesita: se conoce al público, se sabe quién es ese ser humano que colgará la obra en su casa, se le ve la cara desde que se enamora de ella. Es rostro con rostro; algo que falta en estos tiempos”.
Así, será la primera vez en la historia de un “San Telmo barrio de arte”, que data de los años 60, que los artistas de la zona tendrán una asociación jurídica.
Por su parte, las galerías Arte Contemporáneo 713, Wussmann, Zavaleta Lab, MasottaTorres, Niundiasinunalinea, Asunto Impreso, Appetite y Tanto Deseo decidieron organizarse durante las reuniones previas a la Feria de Milán de este año. Aunque el nombre de la agrupación está en discusión, puede ser CAST (Circuito de Arte de San Telmo) o STAD (San Telmo Art District). César Menegazzo Cané, director de Wussmann, explicó: “San Telmo tiene una oferta muy grande de arte contemporáneo, como no hay en ningún otro barrio de la ciudad. Nosotros queremos mostrarle eso a la gente, a través de un circuito que recorra todas las galerías de arte contemporáneo del barrio. Para eso tenemos que ponernos de acuerdo entre los galeristas en horarios de exhibición o fechas de inauguración.” El bautismo de fuego está previsto para el 12 de junio en Arte contemporáneo 713: allí, cada galería exhibirá una obra. Además de los artistas estarán los galeristas y habrá copas para brindar.

—Alejandro M. Zamponi

Casa Benoit: qué reclaman los vecinos
El boom inmobiliario que vive el barrio de San Telmo se llevó una casona del siglo XIX ubicada en la esquina de Independencia y Bolívar, que perteneció al ingeniero Pedro Benoit, famoso por diseñar las diagonales de La Plata, entre otras cosas. La protección gubernamental de un edificio histórico en la ciudad de Buenos Aires no funcionó. La casa contigua, sobre Bolívar al 700, también fue demolida. Con ellas, además, se perdió el mural colectivo “Carnavales de antaño”, que decoraba sus paredes y afianzaba la identidad del Casco Histórico.


El propietario, Agrobolívar SA (el nombre real no lo conoce ni el propio gobierno de la Ciudad), se burló de los vecinos, de la ley y de la cultura. Algunos responsables fueron sancionados. La pregunta es qué va a suceder con el terreno: la reconstrucción de la casa, una plaza pública y la reposición del mural son algunas de las propuestas. “No queremos que los dueños pongan ni una maceta aquí”, afirmó durante una protesta Graciela Fernández, vecina de la zona.
La Residencia Benoit contaba con un doble resguardo: su ubicación dentro del Area de Protección Histórica y su condición de Patrimonio Histórico porteño. Sus dueños estaban obligados a conservar, al menos, la fachada. Sin embargo, pidieron permiso para tirarla abajo. Como no lo consiguieron, llamaron a la Guardia de Auxilio y alegaron que la vieja casona podía derrumbarse, pero así tampoco obtuvieron la autorización. No obstante, la empresa Marcelo Fabián Heredia aprovechó el feriado del 1º de mayo para evitar controles y demolió el edificio, la casa contigua y el mural. Aunque, ya había denuncias y movimientos que denotaban lo que luego sucedió.
Para los propietarios, ni una clausura, ni una multa máxima de 10 mil pesos, ni la limitación de construir hasta sólo el 70 por ciento de la superficie del edificio demolido, que conforman las tres posibles sanciones, bastaban para desistir de demoler.
Las repercusiones fueron inmediatas. Además de las declaraciones de la subsecretaria de Patrimonio Cultural porteño, Josefina Delgado, quien aseguró que hubo malicia de la empresa; el intendente de La Plata, Pablo Bruera, organizó un acto en el que exigió la reconstrucción del edificio. En ese sentido, los vecinos del barrio, junto a la ONG Basta de Demoler, el grupo Muralistas del Oeste y el conjunto de candombe Las Lonjas de San Telmo, se manifestaron, el 18 de mayo, frente al terreno ahora vacío.
“Hagan de nuevo la casa Benoit”, gritaron los manifestantes que acompañaron a Bruera. “Lo menos que podemos pedir es que se haga una plaza”, comentó el vecino Héctor Topet. Cinco días después, el Ministerio de Desarrollo Urbano porteño suspendió por 15 años en el ejercicio de su profesión al arquitecto Federico Luis Witko y al ingeniero Angel Esteban Palacios, responsables de la demolición, y recomendó que se excluya a la empresa del Registro de Demoledores y Excavadores. Además, anunció que aplicará sanciones económicas.
“Exigimos una sanción ejemplificadora y pediremos la reposición del mural”, aseguró el coordinador general de Basta de Demoler, Santiago Pusso. Basta de Demoler logró aprobar el año pasado la Ley 2548 de protección provisoria para edificios considerados de patrimonio histórico y ahora está empezando una campaña para pedir legislación que protegería todos los edificios construidos antes de 1941 en Buenos Aires.

—Juan Pablo Parrilla Branda

Escuela Rawson: emergencia por quita de subsidios

El subsidio de mantenimiento edilicio para las escuelas públicas porteñas fue suspendido este año tras la promulgación de la Ley de Emergencia Edilicia. Como muchas otras, las escuelas de San Telmo quedaron a la deriva y son las cooperadoras quienes tienen que hacerse cargo de los arreglos con el dinero que aportan los padres. Ahora, las escuelas no sólo están en emergencia edilicia sino también en emergencia administrativa.


Las escuelas porteñas recibían cuatro subsidios: el de material didáctico, el de equipamiento, el de transporte y el de mantenimiento edilicio. Éste último, que oscilaba entre 4 y 10 diez mil pesos anuales, se suplantó por un pago mensual de 1.500 pesos para pequeños arreglos (que tampoco pueden administrar las cooperadoras, sino, por decreto, los directores).
Clarín dio el primer indicio de que algo andaba mal: a comienzos del ciclo lectivo informó que el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires sólo había pintado tres escuelas. Al día siguiente, un memorando oficial prohibió a los docentes, directores y supervisores hablar con la prensa.
En la escuela Guillermo Rawson (colegio modelo), ubicada en Humberto 1º 343,  peligra el suministro de gas y el techo del comedor se está desmoronando. La cooperadora llamó al Call Center –única manera de contacto entre las escuelas en emergencia y el Gobierno de la Ciudad-, pero no logró una respuesta concreta. Fue entonces que los padres decidieron hacerse cargo del arreglo para restituir el servicio de gas.
Pero, hoy, temen perderlo nuevamente: si a mediados de junio, cuando las bajas temperaturas del invierno digan presente en las aulas, el gobierno no ha implementado las normativas para la prevención de incendios, la empresa prestadora del servicio se verá obligada a cortar el gas una vez más.
“No es justo hacerle pagar al padre que ya aportó con su impuesto.  ¿Por qué tiene que pagar de nuevo si le dijeron que la ecuación era gratuita?”, protestó Analía Hers, presidenta de la Asociación Cooperadora Rawson. Tras calificar como “muy ineptos” a quienes reciben los reclamos, agregó que su lucha “no tiene que ver con desestabilizar al Gobierno”  sino que sólo exige ser atendida.
Hers puso especial énfasis en la esencia de las cooperadoras: “Lo que nos une es el interés por el bienestar de nuestros hijos y por mantener viva la educación pública y hacerla crecer; tenemos tanto orgullo de eso que ni siquiera podemos pensar en hacerla competir con la privada”.
Ricardo Fuentes, delegado de las cooperadoras del Distrito Escolar Nº 4, dijo: “Nos da la pauta de que el gobierno porteño no quiere a los padres adentro de las escuelas controlando. Los rehenes son los chicos”. Al cierre de esta edición, ninguna escuela había recibido ningún pago.
—César Salvucci

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: