Noticias Comunitarias: diciembre/enero 2007-8

by

Crónica de una restauración

restoration

A pocos pasos de la tranquilidad turística de la Plaza Dorrego, se gesta una verdadera obra faraónica para recomponerle la fachada a un edificio antiguo. Se trata del edificio en Defensa 1111, en la esquina con Humberto Primo. Desde 1905, el año en que fue alzado por el constructor italiano Italo Marisani, este edificio domina el paisaje de la plaza. Ahora está cubierto por andamios y redes azules que contienen el polvo, la tierra y el agua que genera el trabajo de restauración. Dentro de unos meses, al finalizar la obra, el andamiaje se retirará y se podrá admirar el edificio como no se ha visto en muchísimos años: luciendo sus originales balcones y diversas ornamentaciones de inspiración clacisista y renacentista, incluyendo dos enormes cartelas superiores.

Toda la complejidad ornamentativa del edificio había ido deteriorándose al transcurrir de los años, hasta que un desprendimiento hizo que los propietarios y el gobierno de la Ciudad hagan algo al respeto.

(Unos 18 meses atrás cayó un pedazo de balcón a la vereda, y los escombros volaron hasta el Bar Dorrego en la otra esquina. Por suerte esto ocurrió un sábado por la mañana, cuando no pasaba nadie por allí).

Entonces se gestó una ejemplar colaboración entre el consorcio del edificio y el Ministerio de Cultura y su Fondo Cultura: los propietarios aportarían parte del costo de los arreglos, y el gobierno cubriría el resto—unos 80.000 pesos.

El arquitecto Pablo Veliz dirige la obra, llevada a cabo por Emifrent Construcciones y un equipo de restauradores, coordinados por Marcelo Santa Cruz, maestro mayor de obra y restaurador.

Santa Cruz, restaurador que ha hecho el curso de la Dirección General del Casco Histórico, cuenta que lleva años admirando este edificio. “Yo al edificio lo conozco hace 10 años, es una esquina muy vista. Me llamaba mucho la atención el estado crítico del edificio y la mala o escasa conservación”.

El trabajo de restauración comenzó con un hidrolavado y trabajos de limpieza. Del interior hueco de las cartelas superiores, enclavadas en dos frontines, se retiró medio volquete de guano de paloma. Luego, se empezó a identificar las piezas originales y verificar los sitios en que las ornamentaciones habían sido desfiguradas, tapadas o eliminadas. Se hizo lo mismo con las líneas de las cornisas y otros relieves. El trabajo de restauración consiste en hacer, pero también deshacer, o sea reparar intervenciones anteriores mal hechas que deformaron el aspecto original.

“Había muchos faltantes en ornamentación”, dice Santa Cruz, quien guío este cronista por los distintos niveles de la obra.

Según Santa Cruz, en algunas intervenciones previas, colocaban “un cucharazo de cemento” y daban por terminada la reparación, cuando en realidad sólo habían conseguido desvirtuar algún elemento básico de la morfología original de la fachada.

En el quinto piso del edificio, frente a la cartela (un adorno en forma de gran escudo, cruzado por guirnaldas), se aprecia la impresionante vista, que en 1905 debe haber sido más imponente todavía. Mientras se oye el ruido de la piedra siendo limpiada o retocada, se observan las nuevas torres de vidrio de Puerto Madero hacia el oriente, cortando la vista hacia el río.

¡Qué diferencia entre la fachada llena de ornamentaciones y detalles de este edificio viejo y el vidrio reflector de esas torres!
—Marcelo Ballvé

Malos aires en San Telmo

polucion

Los medios inundan de imágenes las conciencias quietas de la gente, con las aventuras de los ambientalistas de Gualeguaychú, enfrentándose con el país hermano allende el Río de la Plata. Pero la mayoría de estos ni siquiera se inquieta por las secuelas de las emanaciones de la Central Costanera, central visible desde toda la ribera austral de la Ciudad. Se trata de la mayor generadora termoeléctrica de la Argentina, vinculada a la empresa energética española Endesa.

La central Costanera (queda pasando la ex Ciudad Deportiva de Boca, cerca de la desembocadura del Riachuelo en el Río de la Plata) produce parte de la electricidad con que se abastece a la Ciudad y Gran Buenos Aires. Utilizaba como combustible gas, pero por la crisis energética se pasó al fuel oil que envía el gobierno de Venezuela.

Este último combustible, señalan los expertos, es más contaminante que el gas, y habría generado que sobre Buenos Aires, irónicamente, esté cayendo una lluvia ácida, corrosiva para edificios y otras estructuras. Este posible daño ambiental fue denunciado por la Defensoría del Pueblo, pero negado por la Secretaria de Ambiente nacional. La denuncia aceleró un pedido que el Ministerio de Medio Ambiente porteño le hizo en 2005 a las centrales, para que se adecuen a la Ley del Aire, norma que obliga a todas las industrias y “fuentes fijas” que emitan gases tóxicos a anotarse en un registro de potenciales contaminantes y a presentar sus mediciones, que luego son corroboradas por inspectores del Gobierno.

Según una nota en Clarín, publicada el mes de septiembre, “el Gobierno porteño multó a la central eléctrica Costanera por no inscribirse en un registro de industrias potencialmente contaminantes ni explicar cuántos gases tóxicos emite. La multa, de acuerdo a la ‘Ley del Aire’, va de $ 100 a $ 5.000 para “quien no facilitare la información sobre medidas de emisiones’”.

El ministro de Medio Ambiente, Juan Manuel Velasco, comentó lo siguiente en cuanto a la negligencia de la empresa: “Les dimos suficiente plazo, pero no se anotaron en el registro, y menos aún presentaron las mediciones. Está bien que tengan buena voluntad, pero que la demuestren con acciones”.

Basta con observar, sobre todo por las noches, ingentes columnas de humo que se abaten sobre el barrio y aún más allá, para comprobar la veracidad de lo escrito.
—Fernando Paolella

Macri y el Casco Histórico
A partir del 10 de diciembre hay un nuevo sheriff en la Ciudad. Mauricio Macri, ingeniero y empresario, toma las riendas de Buenos Aires y con ellas la responsabilidad sobre el desarrollo de su Casco Histórico (que incluye San Telmo, gran parte de Monserrat y tajadas de otros barrios). Esta responsabilidad cabe al Ministerio de Cultura, del que se hará cargo Hernán Lombardi, quien fue Secretario de Turismo de la Nación durante el gobierno de Fernando de la Rúa.

Hasta ahora se sabe poco de la dirección que darán al Casco Histórico desde el nuevo gobierno. Pero revisando los nombres ya confirmados para el organigrama de cultura, se puede por lo menos tantear la filosofía que va a guiar la gestión.

Primero, el flamante Ministro de Cultura, con su experiencia marcada por el turismo y la promoción, seguramente reparará en la importancia de tener una política de estado clara sobre el desarrollo del Casco Histórico, cuna del patrimonio del país. De hecho, Lombardi no es ningún extraño en cuanto al desarrollo de San Telmo y Monserrat.

Actuó como uno de los principales promotores del Axel Hotel Buenos Aires, en la calle Venezuela (ver nota de tapa). Se puede esperar que Lombardi disfrute de una relación fluida con los que manejan el turismo en la ciudad y en San Telmo, y que de alguna manera se comprometa con la zona.
Ya ha dicho que el primer “compromiso político” de su gestión es llevar adelante el proyecto del Polo Cultural Sur en Defensa y San Juan. Si es llevado a buen puerto, este proyecto podría dar más jerarquía a la oferta cultural de la zona, que carece de un museo de arte importante.

Josefina Delgado, escritora y profesora de letras que estará a cargo de la Subsecretaría de Patrimonio Cultural, ejercerá mucha influencia sobre el Casco Histórico, que estará dentro de su cartera. En este punto es interesante citar partes de un editorial que escribió para La Nación, el 16 de noviembre. En él dice que al fusionar turismo y cultura es importante evitar “el desplazamiento de los habitantes permanentes” por favorecer al comercio y los paisajes orientados al turista.

También habla Delgado de la necesidad de evitar la mercantilización de la cultura por pensarla como un producto hecho para complacer extranjeros. Escribe que se debe “evitar la conversión de las ciudades en lugares artificiales mediante imitaciones y réplicas de las diferentes expresiones culturales originales, desde la arquitectura hasta las costumbres y tradiciones”.

Tanto en este escrito, como en las declaraciones hechas a la prensa, los nuevos funcionarios de cultura se han comprometido a proteger y incentivar, al margen de lo que pretenda el mercado, las auténticas expresiones culturales de los porteñas. Esperemos que así sea. —M.B.

Nuevo portal Web de San Telmo

stol

San Telmo tendrá un nuevo medio de comunicación creado por nuestros vecinos Edio Bassi—uno de los dueños de la librería Fedro—y por Horacio Wainhaus—profesor en la Carrera de Diseño de la UBA. El proyecto, denominado SantelmoOnline, nace con el objetivo de registrar la vida cultural, social y comercial del barrio e intervenir en la particular dinámica que lo caracteriza.

Sosteniendo que la diversidad es parte de nuestra identidad barrial, los editores creen que es necesaria una coexistencia armónica del circuito de arte contemporáneo con los negocios clásicos, la de los nuevos espacios de diseño con el mundo de las antigüedades, la del turismo con la vida diaria y el de la protección del Patrimonio Histórico con los nuevos emprendimientos inmobiliarios.

Con tres rubros principales—guía, agenda, y noticias—la página “tendrá un perfil más bien cultural,” comenta Bassi. “Nuestro público principal será la gente joven que tiene Internet, pero la idea es que el barrio se vive afuera del Internet. La propuesta es vivir el barrio. Apuntamos al residente del barrio en primer instancia, en segunda instancia al visitante local, y en tercer instancia al extranjero”.

La esperanza es que el sitio sea una nueva herramienta de comunicación que facilitará la interacción entre los diferentes actores culturales del barrio. El lanzamiento de http://www.santelmoonline.com está previsto para el 17 de diciembre.

Más información: info@santelmoonline.com
—Catherine Black

‘El Teato Colón del Siglo XXI’, en el Sur
El jefe de Gobierno Jorge Telerman, y la ministra de Cultura, Silvia Fajre, recorrieron el 20 de noviembre las instalaciones de la Usina de la Música, donde colocaron la piedra fundamental y vieron las intervenciones que comenzaron a efectuarse en el ex edificio de la Italo-Argentina. El lugar será sede permanente de las orquestas Filarmónica de Buenos Aires y Sinfónica Nacional, entre otras funciones.

“La Usina de la Música es un viejo sueño que tenemos, desde el año 2000. Hoy tenemos el orgullo de poner la piedra fundamental, aunque hace mucho que se está trabajando. Ahora empieza la parte más intensa de la construcción. La ciudad de Buenos Aires necesitaba su anfiteatro. Por dos cosas es importante este proyecto: habrá una sede para las orquestas porteñas y, además, la recuperación de uno de los más bellos edificios de valor patrimonial de la Ciudad”, dijo Telerman tras el acto.

“Este lugar se constituirá además—aclaró Telerman en un gran impulsor del desarrollo de toda esta zona de La Boca. Este es nuestro compromiso con el sur: el que va a ser el Colón del siglo XXI, y no estoy exagerando, va a estar en el sur de la Ciudad”.

A su vez, la ministra de Cultura, Silvia Fajre, expresó: “La llamamos Usina porque será un espacio de generación permanente de música. Será un atractivo polo a nivel urbano que movilizará, con el desarrollo pleno de sus actividades, a muchísima gente dedicada a la producción y difusión de la música, pero también significará un lugar de excelencia que potenciará el desarrollo cultural de La Boca”.

El edificio ubicado en Benito Pérez Galdós 36 ocupará un nuevo espacio para la cultura que además transformará el perfil urbano de la zona sur de la Ciudad, ya que se encuentra en un sitio estratégico y con un marcado potencial de desarrollo, como es el área comprendida entre la prolongación sur de Puerto Madero y el Plan de Manejo del Casco Histórico, San Telmo y Monserrat.

El complejo está compuesto por dos grandes naves, dos cuerpos anexos y una calle interior que articula el edificio principal y un cuerpo longitudinal secundario. El conjunto de los dos inmuebles cuentan con una superficie de 9649 m2. La sala principal albergará 1.700 espectadores y la segunda sala 500 espectadores. También habrá salas de ensayo para orquestas y coros.

Durante el acto en donde Telerman y Fajre descubrieron la piedra fundamental estuvieron presentes representantes de instituciones culturales y vecinos del emblemático barrio porteño. La terminación de la obra está prevista para marzo del 2009
—Marcelo Heredia (Noticias Urbanas)

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: