Noticias comunitarias: octubre 2007

by

Déficit habitacional en San Telmo

En julio de 2004, cuando los legisladores porteños declararon la emergencia habitacional, cerca de 360.000 personas vivían en condiciones precarias en Buenos Aires. La ley 1408 establecía la emergencia por tres años y un subsidio de 50 millones de pesos por parte del gobierno nacional. Sin embargo, este presupuesto nunca fue implementado, y el Instituto de Vivienda de la Ciudad (IVC) se ha convertido en símbolo de ineficiencia, interpelada en septiembre por tres legisladores, que acusan parálisis en el otorgamiento de créditos y viviendas. Otros legisladores buscan que se prorrogue la emergencia habitacional.

Se estima desde la Comisión de Vivienda de la Legislatura que son más de 10.000 los inmuebles ocupados en la ciudad. La mayoría se concentra en la zona sur. Según arriesga Horacio Cortés Salvagno, vicepresidente de la Cámara de Propietarios Argentina, en San Telmo “hay cerca de 25.000 personas viviendo en casas usurpadas”.

El 22 de abril, la Asamblea Popular de San Telmo realizó una movilización en Bernardo de Irigoyen e Independencia destinada a parar los desalojos compulsivos. No tuvieron mayor éxito, ya que los mismos continuaron. El 8 de agosto se realizó una nueva marcha, esta vez bajo las banderas del MOI (Movimiento de Ocupantes e Inquilinos), para hacer público su reclamo por el derecho postergado a una vivienda digna: “En Buenos Aires medio millón de personas tenemos problemas de vivienda. El gobierno, incumpliendo la ley, no ejecuta el presupuesto asignado a vivienda paralizando las obras de gran número de cooperativas y retrasando el inicio de obras. No invierte en tierras y no hace nada para detener el desalojo cada vez con mayor frecuencia de miles de familias profundizando de esta forma la ya difícil situación de crisis y emergencia habitacional”, según afirmaron.

En San Telmo esta situación está a la orden del día. Según la revista La Urdimbre, en una nota titulada “Seguidilla fatídica,” del mismo mes de agosto, “unas 100 familias, alrededor de 500 personas, entre ellas ancianos, niños y madres solteras, están por ser desalojadas de sus hogares en Paseo Colón 1588, donde viven algunas de ellas desde hace más de 20 años, por el juez subrrogante del Juzgado Nacional en lo Correccional Nº 7, quien actúa tras recibir el fallo que así lo determina (…) El problema de la vivienda ha sido y es una de las principales problemáticas que afectan a los sectores de mayor vulnerabilidad laboral y social, como así también a amplios sectores de la clase media porteña. El número de familias desalojadas asistidas por el Gobierno de la Ciudad en el año 2006 se eleva a 6000. En lo que va del año se han registrado más del doble”.

Al cierre de esta edición seguían en sus hogares los vecinos de Paseo de Colón al 1500, ¿pero por cuánto tiempo más? ¿Y dónde irán a parar si son desalojados?
—Fernando Palolella y Marisa Fervenza

El Museo Penitenciario no se va

El Museo Penitenciario Antonio Ballvé tiene más de un cuarto de siglo en el barrio. Por eso sorprendió a todo el mundo cuando en varios medios de noticias trascendió que un estudioso de la obra de Jorge Luis Borges, Alejandro Vaccaro, había entablado negociaciones con el gobierno nacional para reemplazar al museo por uno dedicado a Borges y su obra. Según esas primeras versiones, el museo dedicado a Borges iba a abrir sus puertas el 24 de agosto de este año, el día del aniversario del nacimiento del autor. Pero pasó la fecha y sigue estando allí el Museo Penitenciario Antonio Ballvé (el nombre corresponde al del primer director de la Penitenciaría Nacional, también lejano pariente de quien escribe esta nota).

¿Que pasó? Para Horacio Benegas, director del museo, museólogo, alcaide mayor retirado y asesor de temas culturales para el Servicio Penitenciario Federal, las elecciones presidenciales probablemente hicieron que se congelara, por ahora, el plan de desalojar el Museo Penitenciario del sitio que ocupa desde 1980. Benegas, que ha dedicado su vida al servicio penitenciario y estudios relacionados, se muestra indignado por la tentativa de desplazarlo del lugar, donde también funciona una academia de estudios penitenciarios.

Benegas se considera a sí mismo admirador de la obra de Borges pero plantea varias interrogantes con respecto a la idea de hacer un museo dedicado al autor de Ficciones en el sitio de su museo. “¿Que tiene que ver Borges con este lugar?” pregunta Benegas. “¿Cuántos museos tenemos que hacer dedicados a Borges? … El Museo Penitenciario es un museo in situ por ser este un inmueble con historia de actividad penitenciaria, ex-cárcel de deudores y de mujeres. ¿Tiene sentido sacar este museo porque sí?”
—Marcelo Ballvé

Centros de salud amenazados

Vecinos, profesionales de salud, y asambleas presionan a las autoridades con movilizaciones y petitorios para contrarrestar el vaciamiento de tres centros de salud municipales en el sur de la ciudad, entre ellos un núcleo de atención odontológica en San Telmo.

“Usaremos todas las herramientas posibles”, dice Ana Melnik, de la Asamblea Popular de San Telmo. “Son fundamentales en los barrios estos tres centros de salud, porque desagotan el Hospital Argerich”.

Puntualmente, se pide la habilitación inmediata del CeSAC (Centro de Salud y Acción Comunitaria) número 41, en Ministro Brin 842 en La Boca. El centro está construido y equipado, pero falta que se habiliten los profesionales que estarían a cargo, éstos ya seleccionados por concurso, para que se comience a atender al público.

También se pide la apertura de tres centros odontológicos, que igual que el CeSAC 41 sólo esperan que se habiliten profesionales ya escogidos. Uno de los centros odontológicos es el del CeSAC número 15 en Humberto I 470, cerca de la calle Defensa.

Está situación es producto de un ajuste en el presupuesto manejado por el Ministro de Salud Alberto de Micheli, que se vería presionado a ordenar sus cuentas antes de fin de año. Lo que se teme es que si no se hacen efectivos ahora los cargos en los CeSAC, quedarán en el aire para siempre.
—Marcelo Ballvé

El misterio de los semáforos

El gobierno porteño aseguró que reemplazará el aluminio de los semáforos por policarbonato, debido a los robos que se produjeron en San Telmo. A comienzos de agosto se robaron más de 20 semáforos ubicados en un radio de 16 manzanas en el barrio. La avenida Paseo Colón, entre San Juan y Juan de Garay, es una de las zonas más afectadas.

“Lo que estamos haciendo es reemplazar lo que es aluminio por otros materiales como el policarbonato”, dijo Roque Viggiano, director del Sistema de Señalización de la ciudad de Buenos Aires. “Fueron robados con el fin de reducir el aluminio y revenderlo”, agregó el funcionario porteño.

Según Viggiano, “esto no es nada nuevo. En la zona sur de la ciudad es muy común que se roben metales. Así como se roban semáforos, también se roban cables -que tienen más valor porque son de cobre-, y las placas de los monumentos”. “La carcasa de los semáforos es de aluminio”, un metal “que “tiene un costo de entre 5 y 6 pesos por kilo. Pesan 12 kilos, por lo que les reditúa entre 50 o 60 pesos”, explicó.

Sin embargo, la pérdida para el gobierno porteño, y los ciudadanos, es mucho mayor. Un semáforo vehicular cuesta 1.600 pesos.

El funcionario señaló que “los semáforos más fáciles de robar son lo peatonales, ya que están a más baja altura. Los tiran, los desprenden y se los llevan, porque están agarrados a un poste de hierro, que, a su vez, está contenido con una base de hormigón a la tierra”.
—Patricio Tesei (Noticias Urbanas)

Crónica de una fiesta patronal

fiesta

“Andiamo, vamos yendo,” Con estas humildes palabras murmuradas entre los clérigos, parroquianos y huéspedes honorarios que conformaban la procesión de entrada, comenzó la misa solemne del domingo 2 de septiembre en la iglesia de San Telmo. Los clérigos entraron al son de tambores y gaitas, la nave central de la iglesia llena del humo aromático del incienso. Se trataba de las fiestas Patronales que recuerdan la vida de San Pedro González Telmo, santo patrón del barrio, conocido por calmar tempestades en alta mar. La misa fue presidida por Mons. Oscar Ojea, vicario zonal y Obispo Auxiliar de Buenos Aires. Un domingo solemne y alegre a la vez. El lema escogido para estas fiestas fue el de “Jesús entre nosotros”. En la misa el Mons. Ojea habló sobre la humildad, palabra que proviene del vocablo latino humus, que quiere decir tierra. Luego el párroco Padre Ernesto Salvia agradeció la participación de las gaitas y bailarines de la Asociación Tuy y Salceda, el gobierno español, y los bomberos auxiliares, e invitó a participar en la anual procesión de la imagen. Hace 201 años que se celebra esta fiesta. La de 2007 parecía que se celebraría en día nublado, pero mientras la procesión orillaba la Avenida San Juan, salió el sol. Los vecinos salían a los balcones a persignarse. En la procesión se rezaba, y se daban “vivas” al santo y al barrio.
—Marcelo Ballvé

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s


A %d blogueros les gusta esto: